agosto 13, 2022

Guía: Organizando la gestión de las áreas de conservación. PDF

El presente post es el séptimo de un serie de ocho publicaciones. En el que se pone a su alcance un conjunto de herramientas para realizar una buena gestión de áreas de conservación, los cuales se detallan a continuación:

gestión de las áreas de conservación

Introducción.

Una vez establecida el área de conservación, o el área natural protegida (ANP), es el momento de iniciar las acciones para conservar el área. Como se ha mencionado en los fascículos anteriores, al crear el área será necesario implementar dos tipos de actividades. Las de protección (desarrolladas en el fascículo 7) y las actividades compatibles con la conservación, como el turismo y el manejo de los recursos silvestres del área, que se incluyen en este fascículo. Otras herramientas, como por ejemplo las recomendadas para la señalización y la delimitación de las áreas, serán objeto de futuros fascículos.

Pero para que el área realmente funcione, es preciso también montar un sistema de gestión de la misma. Esta gestión, puede estar directamente en manos de la administración general o autoridad responsable, o puede ser delegada o compartida, según diferentes modelos de participación y gobernanza que existen en el país. Aunque ya existen diferentes niveles de participación, aquí se propone un modelo pensado para la gestión de áreas de nivel local, caracterizado por un alto nivel de participación en las decisiones, conocido como «cogestión y que viene siendo implementado de manera piloto en un área de conservación municipal de San Martín.

Otra preocupación inmediata para gestionar el área es el financiamiento. Para ello, existen varias modalidades para apoyar a la autoridad responsable del Estado (en cualquiera de sus niveles nacional, regional o local) en la gestión de las áreas de conservación. En el modelo participativo y responsable que se presenta, se proponen dos herramientas. Una es el sistema de inversión pública (SNIP) que, a modo de proyectos, puede complementar otros fondos. La segunda, también en implementación de manera piloto, es la compensación por servicios ecosistémicos (CSE), donde el compromiso de los beneficiarios de los servicios ecosistémicos (o ambientales) que reciben del área de conservación, puede contribuir significativamente a la sostenibilidad del área. Por un lado, para generar los fondos necesarios para la gestión, así como, para generar mayor compromiso con la conservación del área.

Cabe resaltar que este es un documento eminentemente técnico cuya misión es sugerir y de alguna manera poner al alcance de todos, soluciones prácticas y metodologías más apropiadas para implementar áreas naturales protegidas, en sus diferentes aspectos. (INRENA)

El contenido del séptimo PDF Organizando la gestión de las áreas de conservación, que se sube en este post, es el siguiente:

  1. Organizando la gestión.
  2. El financiamiento de las áreas de conservación.
  3. Compensación por servicios ecosistémicos.
  4. El ecoturismo como oportunidad para las áreas de conservación.
  5. Manejo de recursos silvestres.

El conjunto de herramientas publicadas es de autoría del INRENA.

Organizando la gestión de las áreas de conservación

Comparte Tu Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.